Articles Tagués ‘Drogas’

escudo bsvaLa organización responsable del transporte de la droga utilizaba una empresa de frutas como plataforma para importar el estupefaciente en contenedores desde Colombia

EUROPA PRESS Algeciras (Cádiz) – 14/05/2016

Agentes de la Policía Nacional y funcionarios de la Agencia Tributaria han interceptado 171 kilogramos de cocaína ocultos en bananas sintéticas procedentes de Colombia que habían llegado al Puerto de Algeciras (Cádiz).

Así lo ha dado a conocer este sábado el Ministerio del Interior en un comunicado en el que ha explicado que la organización responsable del transporte de la droga utilizaba una empresa de frutas como plataforma para importar el estupefaciente en contenedores desde Sudamérica, y otra mercantil del mismo sector prestaba sus instalaciones para almacenar la mercancía legal y la cocaína desembarcada en el Puerto de Algeciras.

Las investigaciones se iniciaron en julio de 2014, cuando se detectó la presencia de una supuesta organización criminal dedicada a la introducción, vía marítima, de contenedores con cocaína, para su ulterior distribución. Fruto de estas indagaciones, se localizó una empresa de frutas que podría estar siendo utilizada como plataforma para transportar la droga.

Gracias a la coordinación entre la Policía Nacional y el Servicio de Vigilancia Aduanera, se averiguó que la mercantil investigada había importado dos contenedores desde la localidad de Turbo (Colombia) que habían llegado al Puerto de Algeciras el pasado 29 de abril.

Una vez descargado, se realizó una revisión de su contenido, hallando en uno de ellos un palé marcado con una ‘x’ de color rojo. Sobre la plataforma de madera se apilaban 19 cajas con 88 bananas de plástico que simulaban las auténticas en cada una de ellas. Las falsas bananas ocultaban en su interior 171 kilogramos de cocaína.

Imagen de la mercancía incautada hoy por la Policía
Imagen de la mercancía incautada hoy por la Policía – POLICIA NACIONAL

De Algeciras a Lepe

Una vez comprobada la existencia de estupefaciente, se esperó a que la empresa importadora del contenedor se hiciese cargo de la mercancía, con lo que se pudo comprobar que dos camiones frigoríficos recogían los palés de bananas en el Puerto de Algeciras y los transportaban hasta una nave propiedad de una empresa de frutas, distinta a la importadora, radicada en la localidad de Lepe (Huelva).

4 R UMAX Power Look 2000 V2.0 [3]

En la instalación, los agentes pudieron observar como un hombre -que posteriormente se comprobó que era el gerente de la empresa propietaria de la misma- receptaba la droga, que ha sido detenido después de que se registrara la nave, una vez descargada la mercancía.

La investigación sigue abierta para determinar la participación de otras personas en el tráfico de cocaína, en especial las relacionadas con la empresa utilizada como plataforma para las importaciones.

La investigación ha sido desarrollada por agentes del Grupo 42 de la Brigada Central de Estupefacientes de la Udyco Central de la Comisaría General de Policía Judicial y de la Udyco de Algeciras, conjuntamente con el Servicio de Vigilancia Aduanera de Algeciras de la Agencia Tributaria.

http://www.abc.es/espana/abci-hallados-171-kilos-cocaina-algeciras-ocultos-bananas-sinteticas-201605141048_noticia.html

http://noticiassva.blogspot.fr/2016/05/vigilancia-aduanera-y-policia-nacional.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+DiarioDeNoticiasSva+%28DIARIO+DE+NOTICIAS+SVA%29

0000000000000000000000000000000000

Los paquetes de cocaína eran transportados en el barco Maersa Walvis Bay desde Manzanillo, Panamá, hacia Santo Tomás, Guatemala, según dio a conocer a la prensa local la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) de San Pedro Sula, la segunda ciudad de Honduras.

Maersa Walvis Bay, el barco que contenía la cocaína Maersa Walvis Bay, el barco que contenía la cocaína

Maersa Walvis Bay, el barco que contenía la cocaína Tomado de Marinetraffic.com

Autoridades hondureñas informaron este domingo que decomisaron 35 kilogramos de cocaína en un contenedor transportado por un barco procedente de Panamá que atracó en Puerto Cortés, en la costa Caribe.

Los paquetes de cocaína eran transportados en el barco Maersa Walvis Bay desde Manzanillo, Panamá, hacia Santo Tomás, Guatemala, según dio a conocer a la prensa local la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) de San Pedro Sula, la segunda ciudad de Honduras.

– See more at: http://www.prensa.com/mundo/Decomisan-Honduras-cocaina-Manzanillo-Panama_0_4473302694.html#sthash.qifC9nsW.dpuf

La droga, procedente de Holanda, está valorada en unos cuatro millones de euros

CNP

El mayor cargamento de éxtasis interceptado en España viajó desde Polonia hasta Alcobendas en los fondos de un camión forrado con plomo para esquivar a los perros y los escáneres de los cuerpos de seguridad. Los 100 kilos estaban escondidos en un habitáculo del tráiler al que se accedía por debajo, entre las ruedas. El Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas de la  Policía Nacional empleó tres días la semana pasada en encontrar la droga, bajo un remolque aparentemente vacío.

La Brigada Central de Estupefacientes de la policía localizó el transporte pesado en Irún y le siguió la pista por carretera desde la frontera francesa hasta Madrid. La tarde del pasado martes 2 de noviembre, los investigadores observaron movimientos sospechosos en una estación de servicio de Alcobendas, al norte de la capital. Comprobaron cómo el chófer, de nacionalidad búlgara, intercambiaba bolsas con otros tres compatriotas y se precipitó la operación, con el arresto de esos cuatro hombres.

Durante 72 horas, agentes especializados peinaron la cabina y el remolque y cuando ya estaban a punto de abandonar la tarea, hallaron la caleta en los fondos del tráiler. Antes habían encontrado otros tres habitáculos vacíos en la cabina. Francisco Migueláñez, el comisario de la brigada de estupefacientes que dirigió la operación, aseguró durante la presentación del alijo a los medios, que eran dobles fondos pensados para despistar a los investigadores: “Estaban preparados para que no los encontrásemos y nos desmoralizásemos”.

Según el relato de este mando policial, el transporte procedente de Bulgaria paró antes en Holanda y Francia. Para descargar o como meras paradas técnicas, eso todavía se investiga.

Aunque la policía se resiste a hacer cálculos económicos, el valor de la droga habría alcanzado unos cuatro millones de euros en el mercado negro. La tasación sale de multiplicar por 10 euros las 400.000 dosis que pueden extraerse sin adulterar estos 100 kilos; ese es el precio al que se coloca cada escama de esta droga en el mercado negro.

La mercancía estaba en bolsas y tiene forma de cristales triangulares de color marrón claro, la forma que adquiere el clorhidrato de MDMA, la sustancia conocida como éxtasis. “Se consume rozándolo con la lengua”, explicaron los expertos antidroga a los medios de comunicación. El formato, en bruto, pretende ahorrar costes a las mafias porque no requiere de excipientes ni de otras materias primas que sí exige la preparación de los comprimidos de éxtasis. La operación, en la que han participado agentes británicos y de la policía búlgara, tendrá una secuela con nuevos arrestos en los próximos meses, según pronosticaron ayer los responsables de la brigada de estupefacientes, que no anticiparon más pistas. Las fuentes policiales consultadas sostienen que están detrás de una red internacional de tráfico de drogas y que los arrestados son simples peones de la organización, el encargado del transporte y tres hombres que supuestamente iban a desmontar el escondite donde se ocultaba el éxtasis.

Los mandos policiales evitaron ofrecer más datos sobre los antecedentes de los arrestados, que pasaron ya a disposición judicial, ni sobre sus posibles conexiones con las mafias de la droga en España. Sí explicaron que el éxtasis y otras drogas sintéticas siguen una ruta inversa a la que hace la cocaína, que se distribuye desde España al resto del continente.

“Buena parte del éxtasis que se distribuye en España y Europa, tiene su centro de producción en los países bajos”, aseguró Migueláñez. Los investigadores sospechan que esa droga iba a ser vendida en todo el país. Un kilo de éxtasis puro, sin mezclar con otras sustancias, se vende en Madrid por 7.000 euros. La misma cantidad cuesta en Andalucía el doble. El perfil del consumidor es un público joven que la consigue en las inmediaciones de grandes discotecas. Aunque la droga tiene forma de cristal, no tiene nada que ver con las metanfetaminas de consumo masivo en Estados Unidos y que reciben popularmente ese nombre, explicaron los investigadores.

fuente: http://politica.elpais.com/politica/2014/12/11/actualidad/1418299656_130830.html?rel=rosEP

00000000000000000000000000000000000000000000000000

Uno de los militares detenidos planeaba transportar 300 kilos de droga en 2015

Un guardia frente al pañol con la cocaína.

El alijo de de cocaína incautado el pasado 30 de julio a bordo del buque escuela de la Armada española Juan Sebastián Elcano habría valido una fortuna en el mercado de la droga: nada menos que 4.194.555 euros, según el informe realizado por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. La titular del Juzgado Togado Militar Territorial número 12, la capitán Patricia Moncada, que acaba de levantar el secreto de sumario, mantiene en prisión a cinco marineros y a un empleado civil, acusados de sendos delitos contra los deberes de la navegación y contra la salud pública. Sin embargo, aún no ha conseguido aclarar la principal incógnita del caso: quién y cómo logró introducir 127 bolsas de cocaína, de un kilo de peso cada una, a bordo del barco, burlando todas las medidas de seguridad. Todo parece indicar que no era la primera vez que el buque más emblemático de la Armada española, calificado de Embajada flotante, era utilizado por las redes del narcotráfico pero es seguro que, de no haberse interceptado el alijo, tampoco sería la última: en una conversación por WhatsApp intervenida judicialmente uno de los detenidos expresaba su intención de doblar la apuesta y trasladar, en el próximo crucero del Juan Sebastián Elcano, de 300 a 400 kilos de droga.

La investigación se inició el pasado 13 de julio, cuando la Homeland Security Investigations (HSI) de EE UU informó a la Guardia Civil de que cinco camellos detenidos en New Jersey con 25 kilos de coca habían señalado a tripulantes del Juan Sebastián Elcano como los suministradores de la mercancía. Gracias a las cámaras de seguridad de un hotel y una bolera — y a la enviada vía móvil por el suministrador de la droga en Colombia a sus clientes norteamericanos para que reconocieran al intermediario— se identificó a los marineros F. J. B. V., R. V. H. y J. E. V. C., todos ellos españoles aunque el último de origen ecuatoriano.

Los tres fueron detenidos el 12 de julio a la llegada del buque a Bueu (Pontevedra), al término de un crucero que le llevó a atracar en abril pasado en Cartagena de Indias (Colombia), donde supuestamente se cargó la droga, y en mayo en Nueva York.

Los tres primeros negaron sus implicación en los hechos, pero sus compañeros M. J. R. F. y F. R. M. S., detenidos en San Fernando (Cádiz) el pasado 29 de octubre, sí confesaron. En este caso, el chivatazo llegó de la agencia antidrogas estadounidense (DEA) que, en una operación en Nueva York diferente a la anterior, detuvo a unos narcotraficantes con 10.9 kilos de cocaína y 5,5 de heroína. De nuevo los supuestos suministradores eran marineros españoles.

F. R. M. S. reconoció que un taxista colombiano les ofreció 16.000 dólares (13.008 euros) a cada uno por llevar ocho kilos de cocaína a Nueva York. Les entregó una faja rellena con ocho láminas, en cuyo interior iba la droga. Una vez en Nueva York, quedaron con su contacto, quien les condujo a una casa en el barrio del Bronx, donde les entregaron 9.000 dólares a cada uno, la mitad de lo prometido. No hubo lugar al regateo: lo primero que hizo el comprador fue poner una pistola sobre la mesa.

Lo que hizo que el caso pasara de ser un mero trapicheo de droga a un tráfico internacional a gran escala fue el hallazgo, el pasado 30 de julio, por parte de los responsables del Juan Sebastián Elcano, de 127 kilos de cocaína. Los paquetes estaban ocultos en el compartimento de cables del pañol del contramaestre, donde prestaban servicio dos de los tres primeros detenidos, pero los investigadores sospechan que debieron contar con algún cómplice, ya que ninguno estuvo de guardia en el pañol donde se halló el alijo.

En teoría, la dependencia estaba cerrada y para poder acceder a la misma había que pedir la llave al oficial de guardia y dejar constancia de ello en un libro de registro. La investigación evidenció, sin embargo, que el registro no era riguroso y que incluso podía existir una copia irregular de la llave, por lo que “no se puede determinar quién y cuándo accedió a ese pañol”.

Por su volumen, los 127 kilos de cocaína no pudieron entrar al barco ocultos bajo la ropa, como dijeron dos marineros. El sumario no arroja ninguna luz sobre este asunto, pero los investigadores sospechan que pudo embarcarse disimulada con los suministros de comida que se compraban en las escalas. Uno de los tres primeros arrestados estaba destinado en la cocina. El último detenido, el pasado 19 de noviembre, fue el cocinero.

fuente: http://politica.elpais.com/politica/2014/12/06/actualidad/1417896765_435760.html?rel=rosEP

00000000000000000000000000000000000000000000

Un guardia civil muestra uno de los 327 paquetes de cocaina incautados. / Kai Foersterling (EFE)

°°°°°°°°°°°°°

La Guardia Civil se ha incautado de 327 kilos de cocaína aparentemente perdidos en una empresa de Ontinyent. La operación, que tuvo lugar el 23 de diciembre, arrancó con la llamada del encargado de una mercantil ubicada en el polígono industrial del municipio valenciano. Mientras descargaba un cargamento de trapos de unos contenedores portuarios, el empleado descubrió unas bolsas deportivas y avisó a la Guardia Civil, según la explicación oficial facilitada este viernes.

Los agentes acudieron a las instalaciones de la empresa, donde se incautaron de 327 paquetes que contenían cada uno un kilo de droga. La Guardia Civil estima que su valor alcanza los 11 millones de euros.

Los contenedores procedían de una sociedad de El Salvador y tenían como destino la empresa de Ontinyent. En lo que va de año, la Guardia Civil ha intervenido unos 3.000 kilos de cocaína, un 30% más que el año anterior. El asunto está siendo investigado por el juzgado de Instrucción número 1 de la población de la comarca de La Vall d’Albaida y de momento no se ha informado de detenciones. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Serafín Castellano, ha destacado la « eficacia » de la Guardia Civil en la presentación a la prensa del alijo, que ha tenido lugar en el cuartel de la calle de Calamocha, en el barrio de Patraix de Valencia.

El fiscal jefe antidroga, José Ramón Noreña, afirmó hace unas semanas que la ciudad es un punto « neurálgico » para el narcotráfico debido a la importancia de su puerto, al aeropuerto y al hecho de encontrarse en la ruta por carretera entre Marruecos y Francia.

La Guardia Civil ha informado, por otra parte, de que va a subastar 1.276 armas mediante el sistema de pliego cerrado. Podrán pujar las « personas físicas y jurídicas legalmente habilitadas para su uso, tenencia o comercio ». La subasta tendrá lugar en el mismo cuartel en el que hoy se ha exhibido la droga incautada, que es la sede de la comandancia de la Guardia Civil en Valencia. Las armas que no se vendan serán reducidas a chatarra.

FUENTE: http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/12/26/valencia/1419589905_539232.html

0000000000000000000000000000000000000000